House 3.17: Una buena oportunidad

El problema lógico que muchas personas ven en las series es que hay que dedicarles mucho tiempo. Y así es. Por eso influyen tanto: una persona enganchada durante tanto tiempo a unos personajes queda marcada mucho más de lo que cree.

En el caso de la popular serie House uno puede no saber por dónde empezar: 8 temporadas y casi 200 capítulos. ¿El episodio piloto? Es una posibilidad. No defrauda. Pero si uno ya ha visto capítulos sueltos otra oportunidad es el capítulo 17 de la tercera temporada titulado Posición fetal. No deja indiferente y entra de lleno en un conflicto moral muy actual.

Calificación general de la serie: 9

"Red corner": Thomas Newman y Jon Avnet

Olvidada película de un director que ha caído en picado pero que tuvo buenos momentos en los 90 con Tomates verdes fritos o La Guerra. Con El laberinto rojo consiguió una gran interpretación de Richard Gere y otra banda sonora magnífica de Thomas Newman. Aparte, propinó un duro y merecido golpe al régimen comunista chino.

Os dejo aquí una escena de la película que refleja como Avnet era un buen artesano y Newman uno de esos compositores que sube varios puntos el valor de cada escena.



"Portlandia" y la oxigenación de neuronas

Uno de mis señaleros de series, uno de esos mártires de la causa que pasan horas y horas delante de la pantalla pequeña me habló hace unas semanas de Portlandia. Esta serie creada, escrita e interpretada por Fred Armisen y Carrie Brownstein (dos cómicos que empezaron en el mítico Saturday Night Live) es una parada necesaria para cualquier seriéfilo que quiera oxigenar neuronas a base de humor y creatividad.

Toda la serie gira en torno a la ciudad de Portland, la más grande del estado de Oregón y un lugar donde, según los protagonistas de la serie, el tiempo se detuvo en los 90. Hippies, naturalistas, adictos a las series de TV.... Todos ellos tienen ese punto de extravagancia ingenua que les hace muy divertidos. El desfile del día del orgullo alérgico, la reivindicación masiva para eliminar las bolsas de plástico en Oregon o la tienda de objetos inútiles pero inofensivos son pequeños detalles de un planeta aparte.



Los cameos en la serie son muy habituales y variados: Selma Blair, Tim Robbins, Steve Buscemi, Gus Van Sant o Kyle MacLachlan (mucho más divertido que en su reciente e insulsa aparición en Believe). También es muy acertado el uso de la música y el montaje acelerado que dan lugar a todo tipo de golpes de humor y atmósferas inauditas.

Portlandia no abusa del humor simple y previsible, sino que intenta ofrecer algo nuevo en cada capítulo. Como en toda parodia a algunos les enganchará más que a otros, pero desde luego hay que reconocer la originalidad de esta serie (actualmente en emisión de la 3ª temporada y en rodaje de la 4ª).



La ciudad de Portland no ha tenido ningún problema en aprovechar la popularidad de la serie. De hecho, el actual alcalde de Portland, quien además apareció en la serie, proclamó el 21 de enero de 2011 el Portlandia Day. La proclamación incluyó un pájaro decorativo, en referencia a una broma de la serie. Incluso una compañía de excursiones en bicicleta comenzó a ofrecer guías para conocer Portlandia.

Calificación: 8´5



"Aningaaq": el otro lado de "Gravity"

Una de las mejores escenas de Gravity dio lugar a un cortometraje de Jonás Cuarón. Se titula Aningaaq y cuenta la historia del pescador de Groenlandia que contacta con la nave espacial. En el siguiente vídeo se juntan las dos escenas. Una curiosidad interesante que aparece en los contenidos extra de la película.

El cine sobre el cine (un siglo después)

El cine sobre el cine sigue dando alegrías. Los norteamericanos tendrán defectos pero nadie puede acusarles de no cuidar su historia. En poco más de un siglo de cine en Estados Unidos hay un puñado de obras maestras sobre el séptimo arte: Cantando bajo la lluvia, Sunset Boulevard, Cautivos del mal,  Historia de un crimen, Ed Wood. 

En los últimos años hemos tenido una insistencia notable en argumentos metacinematográficas. Algunos sobrevalorados (The artist y más aún La invención de Hugo) y otros injustamente olvidados nada más nacer (Mi semana con Marylin, Hitchcock, Al servicio de Mr. Banks). En concreto ésta última película me gustó tanto como a Laura Montero.

Emma Thompson y Tom Hanks están como casi siempre, soberbios. La historia me resultó entrañable, quizás demasiado entrecortada con los flash-back pero aún así una película muy interesante, con una banda sonora magistral de Thomas Newman. Además ha obtenido una taquilla estimable: costó 35 millones e ingresó 115 (el triple que las notables películas sobre Marylin y el maestro del suspense).



  

Hannah New y los altibajos

Con 33 años esta actriz londinense ya puede presumir de tener títulos importantes y prescindibles en su filmografía. Ha trabajado en cine y televisión, logrando uno de los mejores personajes secundarios de la ficción española de los últimos años: el de Rosalinda Fox en El tiempo entre costuras. En una serie más que notable, Hannah New está fascinante como la amante del Ministro de Asuntos Exteriores e íntima amiga de Sira Quiroga (Adriana Ugarte).



Pero después de acertar plenamente con esta serie ha tenido un error clamoroso: acceder a ser una de las protagonistas de Black Sails, el último patinazo producido por Michael Bay (esta vez en televisión). La idea era hacer una precuela de La isla del tesoro de Robert Louis Stevenson, pero el director de Transformers o Dos policías rebeldes, es un Rey Midas de la cutrez. Lo que toca lo embrutece. Estamos hablando de un director que empezó trabajando para Playboy y que, después de algunas películas entretenidas (La isla y La roca), se ha forrado con los robots destructores (creo que este verano se estrena la 4ª de Transformers, en la que sale Whalberg, pobre). "Tiene que haber algo que nos dé dinero" dice el protagonista de Shooter en el trailer. Ahora lo entiendo todo.



Black Sails bien podría ser producida por HBO. La vida pirata que nos cuenta es muy similar a la de los gángster de Boardwalk Empire, los emperadores de Roma, los medievales de Juego de tronos o los vaqueros de Deadwood. Es decir, individuos que van de prostíbulo en prostíbulo matando a gente entre medias.

Hannah New pierde la elegancia y la sutileza de El tiempo entre costuras y entra de lleno en lo último de las producciones Michael Bay protagonizando una relación lesbiana y haciendo de mujer hombruna y contrabandista. La serie interesa muy poco porque los personajes los conoces a los tres minutos y la acción es de parque de atracciones. No hay robots, ni polis, pero da igual, los piratas también sirven de títeres sin cabeza. Lo mejor se queda en los créditos. El resto es una serie coherente con Spartacus (la anterior delicatessen de estos mismos productores).



Esperemos que la siguiente aparición de Hannah New en Maléfica, con Angelina Jolie le redima de su trabajo en Black Sails (serie que acaba de renovar por una segunda temporada).

Calificación: 4

La osadía de Guillaume Gallienne

El cine y la televisión de las últimas décadas ha retratado personajes homosexuales con mucha frecuencia. Generalmente, el dibujo que se hace tiene pocos matices. Puede más el mensaje que el matiz, el panfleto que el perfil detallado. Por eso ha sido una gran sorpresa encontrarme con una película que ha arrasado en la taquilla y en los premios de cine de Francia.

Guillaume y los chicos ¡a la mesa! es un autorretrato divertido, irónico pero humano y optimista de Guillaume Gallienne. Él es el auténtico motor de una película que escribe, dirige e interpreta por partida doble (hace de sí mismo y de su madre). Lo que podía ser un monólogo egocéntrico previsible se convierte en una genialidad entrañable que hace reír, emociona y hace pensar sobre si merece la pena seguir tratando la homosexualidad con tanto maniqueísmo y superficialidad.

El uso de la música es muy inteligente, así como el de los personajes secundarios complementarios y los diálogos certeros y brillantes. El ritmo de la historia es trepidante, un ejemplo de evolución dramática. Quizás se echa de menos algo más de sutileza en algún tramo de la película, pero desde luego estamos ante uno de los taquillazos más valiosos del cine francés de las últimas décadas. Muy por encima de otros éxitos más aparentes y vacíos como Bienvenidos al Norte o Intocable.

Noé, los gusiluz y el increíble hombre roca

Pensaba que Baz Luhrmann se llevaba el premio. Pero no. Definitivamente Darren Aronofsky es más hortera. A su lado Luhrmann es un tipo colorista, algo llamativo y un poco extravagante. Lo de Noé no tiene nombre. Esas siluetas negras sobre crepúsculos anaranjados digitalmente, la versión gusiluz de Adán y Eva, esa tierra negra borracha de sangre, la manzana palpitante del jardín del Edén. Y ante todo esa representación de los ángeles caídos que están entre la señora basura y el increíble hombre roca.

Y si en lo formal lo de Aronofsky es un delito a mano armada no digamos ya el guión de la película. No tiene precio la escena de Noé reprendiendo a su hija por haber arrancado una mísera flor y haber roto así el ciclo de la vida, el eterno retorno o el big-bang que el director neoyorkino tenga en la cabeza. O la nana de Russell Crowe a su hija. Mira que volver a hacer cantar al actor australiano después de Los miserables. Hace falta mala uva.

Hay que reconocer que en el trailer han logrado ocultar casi todos estos defectos. Pero el el clamor del público ha sido mortal.

Calificación: 3

Capitulazo final de "¿Cómo conocí a vuestra madre?"

Después de 9 temporadas y 208 capítulos terminó (al menos en Estados Unidos) ¿Cómo conocí a vuestra madre?. No hay que preocuparse; no voy a desvelar el misterio de quién es la susodicha esposa de Ted Mosby. Y lo fundamental es que me parece un cierre magnífico, coherente con una de las mejores comedias de situación de la última década.

Hay imaginación, ternura y dramatismo muy bien ajustado en el último doble capítulo de esta serie. La evolución de los personajes ha estado llena de altibajos sentimentales y el desenlace no era sencillo, pero ha quedado muy correcto. Para los muy fanáticos hay muchos detalles que recuerdan los mejores momentos de la serie.

Ya conocemos a la madre pero esto no se acaba. La actriz y guionista Greta Gerwig  (Frances Ha) ya está preparando ¿Cómo conocí a vuestro padre?. Para asegurar la continuidad el productor será Craig Thomas, creador de la serie precedente.

Os dejo con una de las escenas que mejor define el romanticismo optimista y creativo de esta serie.

"The Fall. El sueño de Alexandria"

8 años después de su estreno he logrado ver esta original y colorista película. Spike Jonze y David Fincher en la producción, el indio Tarsem Singh en la dirección (La celda, Blancanieves, Inmortales).
Esta fábula es una de esas películas a las que uno tiene que llegar preparado. No sigue una reglas narrativas convencionales ni un estilo reconocible.

Tampoco es que estemos hablando de una extravagancia dirigida únicamente a espectadores con antenas, capaz de disfrute del cine de Wes Anderson o Jim Jarmusch. En el fondo es un cuento muy sencillo apoyado en referentes universales contado de una manera personal, creativa e ingenua. Los brochazos llamativos y estilizados son constantes y juegan al límite, pero finalmente logran el propósito de ahondar en el sentido redentor de la metáfora literaria y la amistad.

La pequeña niña rumana Cantica Untaru compone un personaje extraordinaria. Lástima que no hayamos podido volver a verla en la pantalla grande. Y los vestuarios de la maestra japonesa Eiko Ishioka desbordan estilo propio y color.

Series de TV: Si te gustan las toman y si no....

No suele haber término medio. A algunos les gustan las series y a otro no. Unos son adictos reconocidos, con momentos semanales de sobredosis, con esa necesidad de hablar del último capítulo que han visto, mientras que a otros les parece que las series exigen demasiado tiempo y paciencia. Ni les enganchan ni quieren ser enganchados.


En la última década la pequeña pantalla ha cambiado por completo. Ahora la mayoría de actores y directores de prestigio participan en una serie. En las universidades ya no se usan documentales sino un capítulo de The wire, Mad Men o The Newsroom. Y cada vez es más difícil mantener una conversación en la que no aparezca el final de Breaking Bad, el último capítulo de Sherlock o Tiempo entre costuras.


Es evidente que cada uno usa el tiempo libre en lo que quiere y las series son una afición exigente. Por eso precisamente hay algunos que optan por ignorarlas, al igual que otros deciden vivir en un mundo sin Twitter, WhatsApp o Facebook. Están en su derecho y hay que reconocerles que tienen bastantes razones a su favor. El grado de idiotez y esclavitud al que se puede llegar con la adicción a redes sociales y series es perfectamente visible. Pero también es verdad que hay un sector de la población, quizás menos llamativo, que aprovecha estos medios para conocer más sin perder el control de su vida.

Por poner un ejemplo, hace unos días terminó la sitcom Cómo conocí a vuestra madre. 10 años de emisión, 9 temporadas y más de 100 capítulos. En este tiempo hemos visto capítulos fantásticos y otros más mediocres. Pero es lo lógico. Ahora resulta que a nadie le gusta como ha acabado esta serie, pero en realidad es que pedimos imposibles. No hay películas ni series perfectas. ¡Hasta Casablanca tiene sus errores de guión! Y como una serie tiene más metraje que una pelicula, lo normal es que haya partes prescindibles, de relleno. Uno puede enfadarse con el televisor y dejar de ver Homeland, Luther, Sherlock. Pero casi seguro que se perderá algunos momentos que nunca podrá a encontrar en una sala de cine.

Tarzanismo a babor

Tenemos Tarzán para rato. El primero de ellos viene de Alemania y en 3D. El trailer da un poco de miedo con tanta animación digital. Será difícil superar al de Disney y su pegadiza banda sonora de Phil Collins.



Otro que prepara una versión del hombre-mono es David Yates (ese director que sin ser un prodigio personalidad ha logrado ser el realizador de las últimas partes de la inacabable saga de Harry Potter. La versión alemana llegará este mismo verano, mientras que la norteamericana llegará en 2015. warner estaba dudando entre 4 actores para interpretar a Tarzán: Henry Cavill, Tom Hardy, Charly Hunnam y Alexander Skarsgard. Finalmente se ha decidido por éste último.



Una voz para recordar

Falleció el 12 de mayo de 2009 pero llevaba muriendo más tiempo. Antonio Vega fue uno de los grandes cantautores de nuestro país en solitario y con el grupo Nacha Pop. El sitio de mi recreoLucha de gigantes, Tuve que correr, Elixir de juventud, La chica de ayer, Se dejaba llevar por ti... El próximo 16 de mayo se estrenará un documental sobre su vida titulado Antonio Vega, tu voz entre otras mil.

















No es fácil profundizar en el arte de un poeta tan confuso, tan genial y hermético. Pero si logran acercarse a él puede ser un grandísimo documental. Al nivel de esa obra de arte titulada Searching for Sugar man.

Esperemos a ver. Mientras tanto podemos recordar el videoclip de Julio Medem de la canción Océano de sol y una de sus últimas composiciones: Ángel de Orion.



Comments System

Disqus Shortname