Fin del año y vuelta al mundo

El fin del año es para mirar un poco más lejos. Así que me he puesto a viajar por el mundo para ver que es lo que más se ha visto en los cines de Japón, Italia o Méjico D. F. en este 2013. Una primera conclusión es que la comedia sigue siendo el genero que reina en la taquilla junto con el cine de animación.

España: "The Croods" se lo comen todo

LA PELÍCULA DE ANIMACIÓN DEL AÑO ha sido la más taquillera con más de 18 millones de euros (muy cerquita de Gru 2 y, curiosamente, Guerra Mundial Z). El año pasado Lo imposible fue la nº1 con más de 52 millones. Este año no vemos una película española hasta el puesto nº 15 (Mamá: 10,2 millones) y el 27º (Zipi y Zape: 6,8 millones).



India sigue bailando

La comedia romántica Yeh Jawaani Hai Deewani ha sido la película autóctona más vista en la India con unos ingresos de 300 millones de rupias (poco menos de 5 millones de dólares). Color, luz y todos a la calle.



China: entre carcajadas y golpes

A los chinos les ha gustado Iron Man (2º película más taquillera con 120 millones de dólares), Pacific Rim (4º: 111 millones) y Gravity (9º: 70 millones). Pero a los chinos les gustan las películas chinas (6 de las 10 más taquilleras) y la nº1 ha sido Journey to the West: Conquering the demons. El trailer no tiene desperdicio.



En Argentina son fieles a Pixar y a sí mismos

Monstruos University no le ha convencido a casi nadie. Pero a los argentinos sí. Es la nº 1 del año con más de 23 millones de dólares. También ha gustado Futbolín de Juan José Campanella (3º: 14 millones). Y como sorpresa nacional está Corazón de léon, que tiene una pinta bárbara. Es la 6º película más taquillera del año con algo más de 10 millones de dólares.



Francia invadida por Estados Unidos

Tienen fama de ver mucho cine nacional y exportarlo aún mejor. Pero después del tsunamí Intocable, no han vuelto a lograr nada parecido. De las 20 películas más taquilleras sólo 3 son francesas. El nº1 se lo lleva Gru 2 con más de 40 millones de dólares en taquilla y la película francesa más visto es, cómo no, sobre educación. Pero no estamos hablando precisamente de la segunda parte de La clase... Le profs es la 6º película más taquillera del año (32 millones). Y tiene una pinta horrible.



Méjico deja de llorar

El cine mejicano deja a un lado ese cine que tanto le gusta hacer (político, histórico, festivalero, deprimente y esencialmente aburrido) y se atreve con una comedia que ha logrado ser la 3º película más vista del año detrás de Iron Man 3 y Gru 2. No se aceptan devoluciones cuenta una historia muy trillada pero que sigue funcionando (más de 46 millones de dólares en taquilla).




Alemania impulsa el taquillazo de Tarantino 

Alemania tiene mucho que ver con que Django desencadenado haya sido la película más taquillera de Quentin Tarantino con 425 millones de dólares en todo el mundo (casi el doble de lo ingresado por anteriores éxitos como Pulp Fiction o Kill Bill). Sólo en Alemania ha logrado más de 51 millones de dólares siendo la película más vista del año.

Del cine nacional lo más visto has sido Fack ju Göhte (la 2º más taquillera con 42 milones). Os pondría el trailer, pero no... Humor zafio, eructos, Torrente en versión alemana. Agota. La siguiente mejor situada en el ranking patrio es la segunda parte de Kokowääh (Padre a la fuerza) que vuelve a dirigir, escribir y protagonizar uno de los actores alemanes de mayor reconocimiento internacional: Til Schweiger. Es la 7ª película más vista en Alemania con 26 millones de dólares.



Japón despide a Miyazaki como se merece

Es la retirada del año. A sus 72 años, Hayao Miyazaki anunció que no volvería a dirigir. Y lo ha hecho con una película crepuscular, bellísima, lírica y sencilla. Ha sido con diferencia la película más vista en Japón con casi 120 millones de dólares ingresados. Otra obra maestra, De tal padre, tal hijo de Hirokazu Koreeda es la 8ª más taquillera del año (31 millones).



Italia, la tierra de Benigni y Moretti, sigue divirtiéndose

Dos comedias son la primera y la cuarta en el ranking anual italiano: Sole a catinalle (62 millones) e Il principe abusivo (19 millones). La vertiente macarra y hortera por una lado, y el perfil elegante por otro.





"La vida secreta de Walter Mitty": la insulsa mirada de Ben Stiller

Tenía buenas referencias, un atractivo trailer, una historia sobre realidad y ficción que parecía ingeniosa (al estilo de Big Fish, Más extraño que la ficción, La rosa púrpura del Cairo, Siete psicópatas). Pero hacía tiempo que no me aburría tanto en una sala de cine. Creo que desde Pozos de ambición. Ésta creo que es más corta. Creo.

Walter montando en patinete con piedras en las manos, Sean Penn jugando al fútbol en el Himalaya, Shirley MacLaine haciendo sopas... Las escenas anodinas y los diálogos huecos, sin chispa ni personalidad, son interminables. Pero hay gente que le ha gustado. La vida te sorprende. Ben Stiller no.

"El vuelo" de Zemeckis

Hace unos días hice la lista de las 13 mejores películas de 2013, en la que no incluí en el último momento El vuelo de Robert Zemeckis. Ayer volví a verla, y aún siendo consciente de algunos errores evidentes que ya apunté en su día, me sigue pareciendo una gran película.

Gran historia, magnífico guión, reparto soberbio (Denzel obtuvo una nominación al Óscar y su enfrentamiento final con Melissa Leo es espectacular), un accidente trepidante y un final redondo. El trailer es horrible, os dejo mejor con la banda sonora de la película del gran Alan Silvestri.

El cuasi-regreso de Sherlock

A cinco días del estreno de la tercera temporada de Sherlock, la BBC ha lanzado en abierto un mini-episodio web de 7 minutos para calentar motores. En su línea. Sensacional.

Sin responder a la pregunta fundamental del final de la segunda temporada, Mark Gattis y Steven Moffat nos vuelven a sorprender, esta vez con una vuelta al mundo muy original.

5 canciones y un olvido llamativo

De las 5 nominadas a los Globos de Oro de este año hay muchos cantantes y grupos reconocidos. Hagamos un repaso breve de cada una de estas canciones.



1º) Let it Go de Kristen Anderson-Lopez y Roberto Lopez (Frozen)

Disney no suele fallar a la cita. Esta versión de Demi Lovato me convence más que la original de la película, pero os dejo el vídeo por que la escena merece la pena.


2º) Ordinary Love de U2 (Mandela: Del mito al hombre).

Bono fue uno de los grandes promotores de Nelson Mandela, así que no resulta extraño que haya compuesto e interpretado la canción principal. Es la 8º vez que le nominan a los Globos de Oro, premio que ganó en 2003 con la canción The Hands That Built America de la película Gangs of New York.



3º) Atlas de Coldplay (Los juegos del hambre: En llamas).

No hacen falta presentaciones, pero la canción no es de las mejores del popular grupo británico. Nada que ver con Fix You, una de las canciones más utilizadas en series de TV en los últimos años.



4º) Please, Mr. Kennedy de T-Bone Burnett y Justin Timberlake (A propósito de Llewyn Davis).

T-Bone Burnet ganó un Oscar por la canción The Weary Kind de la película Crazy heart.



5º) Sweeter than Fiction de Jack Antonoff y Taylor Swift (One chance).

Los juegos del hambre, El día de San Valentín, Todos los días de mi vida... Taylor Swift es una vieja conocida en esta trinchera.



¿Con cuál os quedáis? Personalmente no me convencen del todo ninguna pero mi favorita de las seleccionadas es la primera, Let it go de la película Frozen. 

Aunque creo que mucho mejor que estas cinco es Young and beautiful de la película El Gran Gatsby, que es una de las 75 canciones preseleccionadas a los Óscar.


"12 años de esclavitud" con el salvaje McQueen

Es la gran favorita y una de las películas esenciales de la cartelera navideña. Pero la película de McQueen tiene poco de festiva. Es cruel, tremenda, despiadada... Y genial. Al igual que Shame, 12 años de esclavitud te mete en una piel incómoda que te deja una sensación muy dolorosa.



Si Tarantino hizo una versión muy personal de la esclavitud en Django desencadenado en la que era difícil no apartar la mirada de la pantalla, en la película de McQueen hay planos realmente insoportables de latigazos, golpes, denigraciones... La experiencia es catártica y definitiva, pero hay que ir preparado.

Hasta Hans Zimmer, un compositor acostumbrado a tocar fibras sensibles, está desconocido en esta película con una música muy personal, apenas emotiva y casi siempre en un segundo plano.



El trabajo de todos los actores es formidable; no hay uno que desentone. Sorprende la capacidad de McQueen para atraer actores de primera línea con personajes de muy pocas frases pero mucha intensidad (Benedict Cumberbatch y sobre todo Brad Pitt, también productor de la peli).

12 años de esclavitud será a partir de ahora la película de la esclavitud, dejando lejos intentos muy meritorios como Espartaco, Amazing Grace, El color púrpura, Amistad, Grita libertad o Tiempos de gloria.




"Ahora me ves": entretenido truco de Louis Leterrier

Louis Leterrier es uno de los directores formados en la escuela de Luc Besson. Sabe entretener y hacer que sus películas tengan grandes momentos. Su primera película, Danny the dog, era un ejemplo de cine de acción frenético con un esqueleto suficiente de personajes e historia.



Luego llegaron películas más limitadas como Transporter 2, Furia de Titanes o El increíble Hulk. Y hace unos meses estreno una de las películas más vistas en verano. Ahora me ves costó 75 e ingresó 351. Recientemente ha llegado al dvd.

Ahora me ves sigue la línea de películas de magos profesionales: El truco final, El ilusionista. Esta vez cuenta con un reparto de primera y una idea muy original: magos que atracan bancos para devolverle el dinero a los pobres.



La película tiene muy buenos chispazos y una buena velocidad de crucero. Como buena película de magos, el argumento tiene trampa y cartón. Pero se disfraza decentemente, algo que no sucede con bastantes chistes baratos que me recuerdan a los comentarios picantes de las últimas y pésimas películas que Michael Bay. Con un poco más de talento en costuras argumentales, diálogos y personajes quedaría una película espléndida.

Ahora me ves tendrá una secuela que dirigirá el propio Leterrier.


Marisol y Rocío: ya llegó la Navidad

Queda una semana exacta para Navidad y hay que cumplir con una tradición personal: recordar el Caminito de Belén de Rocío Dúrcal. Es de la película Tengo 17 años (min. 7 a 13 de este fragmento, son dos villancicos).





No sé si aparte de Andres Arconada y yo mismo habrá más críticos de cine entusiasmados con el talento de Rocío y Marisol, pero si no es así, ellos se lo pierden. Os dejo también con un dueto único Raphael-Rocio en el que se ve lo grande que es ella y lo... que es él. ¡Ah! Y un villancico de Marisol en Búscame a esa chica (una de sus mejores películas).

Un recuerdo de Peter O´Toole

Por más que Spielberg se entusiasme con cada minuto de Lawrence de Arabia, mi mejor recuerdo del recientemente fallecido Peter O´Toole no proviene de esa monumental película, sino de la comedia ¿Cómo robar un millón y...? (1966). El director es William Wyler y la actriz Audrey Hepburn. Completan el reparto dos secundarios de lujo Charles Boyer y Eli Wallach. Y por si fuera poco la banda sonora es del mítico John Williams (entonces al principio de su carrera).



La película es de estos clásicos divertidos, encantadores y olvidados. Una historia ingeniosa interpretada con mucho talento por dos grandes que lograban una química diferente y una estética sesentera que apenas ha envejecido.

¿Cómo robar un millón y...? está en la línea de las mejores películas de ladrones de guante blanco y cine de tensión de chaqueta y corbata: Atrapa a un ladrón, Charada, Con la muerte en los talones, o la más actual Un plan brillante.

Chuck Lorre y su última criatura

Nacido en Long Island en 1954, Chuck Lorre es uno de los grandes nombres de la televisión norteamericana. Probablemente el mejor de los escritores y productores cómicos: Roseanne, Dos hombres y medio, Grace al rojo vivo, The Big Bang Theory...

Su última sitcom es Mom: una serie basada en tres generaciones de madres solteras a los 16 años. La gran matriarca es Allison Janney, que lleva años interpretando el mismo papel de madura en celo (Amor y letras, El camino de vuelta) aparte de protagonizar algunos capítulos de Master of Sex.

Mom está en la línea de Chuck Lorre: diálogos mordaces, personajes desquiciados (en este caso promiscuos), escenas cortas, actores carismáticos y gags muy divertidos aunque monotemáticos, muy en sintonía con Dos hombres y medio. El problema es que junto a escenas muy originales (no se pierdan el arranque del episodio piloto de la serie) hay demasiadas inercias.



Todo el humor se basa en el desmadre vital de estas mujeres, decorado y perfumado de un optimismo existencial que suena gracioso pero irreal, tan exagerado como los constantes chistes. El colegueo con las drogas, el sexo compulsivo, la inmadurez afectiva es un material del que uno se puede reír mucho si hay alguien como Chuck Lorre que sabe escribir diálogos. Pero es una risa que se acaba congelando en una serie que resulta tan epidérmica que los personajes son simples muñecos que uno lanza de aquí para allá, retorciendo su credibilidad y forzando sus comportamientos extremos.

Viendo lo que le pasa a Mom me acuerdo de lo que decía Pedro Antonio Urbina hablando de Mejor imposible, una comedia de James L. Brooks que tiene algunas similitudes con las series de Chuck Lorre.  "El guión está tan bien hecho, los actores son tan simpáticos, todo es tan bonito... que parece que no importa y que yo estoy siendo un aguafiestas. Pero es que una comedia así... no es una fiesta. No".

Más que turrón... ¡Palomitas!

Va quedando cada vez más poco y como hay que ir preparando con tiempo las cosas aquí van cinco consejos para ir al cine en Navidad. No nos podemos quejar este año, hay un poco de todo: almendrados, caviar y hasta palomitas (de las buenas).

1º) 12 años de esclavitud: La gran favorita de los Oscar, a cierta distancia de la película de los Coen. Un reparto extraordinario con un director que ya dio muestras de su talento en Shame.



2º) El hobbit: La Desolación de Smaug: La película en la que Peter Jackson consiguió convencer a Alberto Fijo después de cuatro intentos fallidos.



3º) A propósito de Llewyn Davis: La crítica de Laura Montero en el próximo nº Fila Siete y los ecos de la película son excepcionales. Y los Coen llevan tiempo sin ser excepcionales.



4º) El último superviviente: El director es Peter Berg (Hancock, La sombra del reino... Vale también Battleship, un error lo tiene cualquiera y a quién no le pierde jugar a los barquitos), y el protagonista es Mark Whalberg. Dos tipos muy listos. Una peli de acción con algo más que tiros.




5º) Emperador: Una película histórica, emotiva y muy inteligente de un director muy astuto (Peter Webber: La joven de la perla, Hannibal, el origen del mal) con Tommy Lee Jones de secundario de lujo haciendo de MacArthur. El trailer no hace justicia a esta gran película

"El E.T.E. y el Oto": un antes y un después

Uno piensa que lo ha visto todo. Y no. No es así. Desde Ford a Ed Wood, de La diligencia a Alien contra Predator, los matices cinematográficos que van desde lo genial a lo ridículo son incontables. Pero siempre hay un momento en que uno se da cuenta que acaba de pisar una nueva galaxia. Hace pocos días un amigo me hablaba de los Hermanos Calatrava y sus aportaciones cinematográficas. Entre ellas destacaba una versión de la obra maestra y referencial del Spielberg titulada El E.T.E. y el Oto. 

Después de ver unos segundos de la peli me he lanzado a imdb y ahí estaba. Con una nota de 2,7, la más baja que recuerdo. La película se rodó en 1983 y la dirigía un director que tiene una filmografía en la que, junto con los títulos irreproducibles en un blog para todos los públicos como éste, destaca otra cinta que promete: Los kalatrava contra el imperio del kárate.



La cabecita loca de Spike Jonze

Ya lo dije en su día. Me ilusionó el trailer de Donde viven los monstruos, y me fascinó esa rareza entrañable sobre el imaginario infantil. Muy pocos directores se pueden permitir gastar 100 millones de dólares en un proyecto así (aunque la película acabó cubriendo gastos).


Como todo ser que agota su especie, Spike Jonze es adorable o insoportable. Como Tim Burton o Tarantino (habitualmente geniales), como Jarmusch o Wes Anderson (generalmente plomizos).

El director de Cómo ser John Malkovich y El ladrón de orquídeas ha tardado 5 años en volver a dirigir, aunque en este tiempo ha realizado numerosos cortometrajes y un mediometraje tan creativo como I´m here.

Sú última película se titula Her y tiene un reparto formidable: Joaquin Phoenix, Rooney Mara y Amy Adams. Aunque también aparece la voz de Scarlett Johannson; una voz digital de la que se enamora el protagonista. Este original argumento ahonda en la soledad en un mundo hipertecnológico.

El estreno de esta película en los Festivales de Nueva York o Roma ha sido acompañado de críticas muy positivas hacia el ingenioso guión y la entrañable interpretación de Joaquin Phoenix. La película se estrenará en Estados Unidos el próximo 10 de enero.

La diabetes de Rob Reiner

¿Qué pasó con Rob Reiner? El director de La princesa prometida, Cuenta conmigo, Misery, Algunos hombres buenos o Un muchacho llamado Norte tiene sólo 56 años y ya es un cineasta olvidado. Pero sigue haciendo cine, el problema es que sus últimas películas están muy lejos del nivel de las primeras.

Con excepción de Ahora o nunca (The Bucked List), su filmografía ha entrado en un estado de coma diabético provocado por el abuso de sentimentalismo nostálgico. Un ejemplo claro es el final de la película Flipped (traducida en España como Jóvenes enamorados) o el trailer de su última aportación "cinematográfica" titulada El verano de sus vidas.






Una lástima porque era uno de los artesanos de Hollywood más polivalentes e imaginativos. Aún así, este director que puede presumir de un puñado de películas inolvidables. Entre ellas, quizás la mejor adaptación de Stephen King (Misery), una de las mejores películas de adolescentes (Cuenta conmigo), juicios (Algunos hombres buenos) y cuentos (La princesa prometida).







"The Fall": TRUCOlencia irlandesa

Algo está pasando en demasiadas series policíacas. Hasta ahora el cine negro estaba siendo adaptado a la pequeña pantalla con bastante éxito en las dos primeras temporadas de Luther, en algunos tramos de Dexter o The Killing. Pero hemos pasado a una nueva época en la que la sugerencia ha dado paso a lo enfermizo en primer plano, a la truculencia sin resonancia, a individuos que han sustituido conflictos existenciales por perversiones sexuales.

En esta línea se enmarca The Fall, la serie coproducida por la BBC de Irlanda del Norte y Artists Estudio. En una temporada corta, de cinco capítulos, un asesino en serie de mujeres será perseguido por una de las creaciones más voluntariamente gélidas y desalmadas que hemos podido ver en la televisión de los últimos años: la detective Stella Gibson (interpretada con brillantez por Gillian Anderson).



La serie tiene clímax asfixiante y tensión permanente . Sin fuegos artificiales ni aceleraciones innecesarias la compleja trama de corrupción y perversidad va desvelándose con notable interés. El problema es que casi todo el dramatismo se fundamenta en una antropología muy elemental de pulsiones sexuales irracionales, finalmente muy previsibles y empobrecedoras.

No es la única serie policíaca que cae en este error. Los tres primeros capítulos de la 3ª (y decepcionante) temporada de Luther o la 1ª temporada de Ray Donovan cogen ese carril. No hay matices, ni luces que contrasten, todo es metal y cristal, ausencia de humanidad y exceso de podredumbre.

El problema no está en el argumento sino en el tratamiento. La colección de miserias humanas y corrupción que desfilan en Justified, Mad men o Breaking Bad es incontable, pero no hay TRUCOlencia, sino violencia verdadera y matizada, retratos poliédricos que te cogen por el cuello y no te sueltan hasta el final de temporada.




2013: Más allá de Pixar...

Hace unos días conocimos las nominaciones de los premios Annie que cada año entrega la Asociación Internacional de Películas Animadas. Estas candidaturas sirven para demostrar algo cada vez más evidente: Pixar ya no es lo que era, pero el cine de animación sigue sorprendiendo.

A pesar de que Monstruos University haya obtenido 10 nominaciones, no hay esa sensación de superioridad de los años precedentes. Pixar lleva varias películas sin acercarse al nivel de sus obras maestras (Monstruos S.A. Los Increíbles, Ratatouille, Wall-E, Up, Toy Story 3), ni siquiera al de sus películas notables (Bichos, Brave).



Mientras tanto, las otras productoras de animación se han dejado de complejos y han presentado películas muy competitivas. De todas ellas, la IAFA ha nominado a 7 grandes películas. El caso más llamativo es el de Universal Pictures, que con Gru 2 ha logrado 920 millones de dólares, es decir, casi 400 millones más que la primera parte. Es la segunda más vista del año por detrás de la intocable Iron Man 3.

Tampoco le ha ido nada mal a Dreamworks con The Croods. Además de ser una de las mejores películas de esta productora junto con Cómo entrenar a tu dragón ha ingresado 547 millones de dólares. Frozen, de Disney, también está gustando a la crítica y al público.



Por último el cine nipón ha logrado dos candidaturas a la mejor película para The Wind Rises (el epílogo maestro de Miyazaki) y Una carta para Momo de Hiroyuki Okiura, y el cine francés de influencia belga tiene también representación con Ernest et Celestine.

En definitiva 2013 ha sido un gran año para la animación a pesar del importante declive de Pixar.

Tarantino, la taquilla y las preguntas incómodas

Buscando en Internet he llegado a este fragmento de una entrevista reciente a Quentin Tarantino. Un periodista le acorrala y el director de Pulp Fiction o Kill Bill pierde la paciencia. Dejando al lado mi opinión de Tarantino como cineasta (que se resume en genio descerebrado tan listo como trivial), la postura del director en esta entrevista es indefendible. No su opinión, que la lleva explicando 20 años y siempre ha sido la misma, sino su forma de no responder.



Está claro que cualquiera acabaría agotado de responder siempre a lo mismo, pero es ley de vida. Es el precio que hay que pagar por vivir de vender películas. Y en este sentido Tarantino no puede quejarse. 

Después de comprobar que el público no le consiente todos sus caprichos con Grindhouse (ese programa doble codirigido con Robert Rodríguez que costó 67 millones de dólares y apenas recaudó 27 en todo el mundo), todo han sido buenas noticias. Con sus dos últimas películas (Malditos bastardos y Django desencadenado) ha sumado casi 750 millones de dólares (con una inversión de 130), además de un Óscar y un Globo de Oro.

En definitiva, está en su momento de gloria, apenas tiene 50 años y es capaz de decir cosas muy interesantes sobre el cine que le gusta hacer sin necesidad de perder los nervios.

Comments System

Disqus Shortname