Dexter… ¡Y van 8!

Dexter es una de las series estrella de la productora Showtime, junto con la premiadísima Homeland. Este nuevo Dr. Jekyll del siglo XXI lleva 7 años y 8 temporadas triunfando con su maligna doble vida: por el día forense, por la noche justiciero asesino en serie. Es una de esas series adictivas que cuenta con un actor principal que borda su personaje: Michael C. Hall, uno de los protagonistas de A dos metros bajo tierra, y ganador de un Globo de Oro por su interpretación del bicéfalo Dr. Dexter Morgan.

En Dexter se ve con claridad como lo que triunfa influye en todo lo demás. Así se puede decir que Dexter bebe mucho de la ironía macabra de House, el tono salvaje y enfermizo de Breaking Bad, la música de Prison Break, el relativismo pesimista de Los Soprano y la hipersexualización de las series HBO (desde True Blood a la reciente sitcom Girls, producida por Judd Apatow). Un producto televisivo a la carta, excesivo con frecuencia, ocurrente en muchos momentos y casi nunca aburrido a pesar del constante uso de la voz en off (por cierto qué matiz de voz, podría asesinarte sólo con las cuerdas vocales).

En Estados Unidos ha comenzado la 8ª y última temporada en la que podemos ver a la siempre eficaz Charlotte Rampling. En España se podrá ver a partir del 7 de julio en Fox Crime.

"Demayarse, atreverse..."

Lope de Vega merecía una gran película. O quizás mejor una gran serie. Por eso Lope, la película, se centra en un momento muy puntual de la turbulenta vida de este prolífico escritor.

El final es glorioso. La película también, con excepción de un par de escenas concesión al cine español cada vez más trasnochado. Me encanta la dicción de Alberto Ammann, ese actor argentino que con mucho gusto hemos adoptado en España. La música es de Fernando Velázquez, uno de los grandes compositores europeos.

Comments System

Disqus Shortname