"Arizona Baby": Fresca y desbordante

Estaban en sus comienzos y no pensaban regatear en riesgo e imaginación. Si su opera prima en 1984 era cine negro renovador (Sangre fácil), en 1987 los hermanos Coen hicieron una comedia loca para hacerles un monumento. Hasta Nicolas Cage está bien, no digamos Holly Hunter o Francesc McDermond.

El guion tiene ritmazo y un humor muy Coen, entre simple y metafórico, surrealista y cercano. Es una de esas películas para lograr inspiración porque ves que cualquier cosa es posible en una comedia siempre y cuando se tenga estilo y coherencia.

Calificación: 8

Lawrence Kasdan de buen humor

Esta comedia de Lawrence Kasdan (Star Wars, Silverado, Grand Canyon) es una de las películas desconocidas de este sensacional guionista y director. Se rodó en 1990, en el momento álgido del cineasta. El reparto es un regalo con un Kevin Kline haciendo de italiano adúltero e impulsivo, su papel favorito. Aún así me quedo con el malogrado River Phoenix y William Hurt haciendo dos secundarios muy divertidos.

Esta comedia negra tiene mucho riesgo e imaginación. En manos de un director menos experto se hubiese venido abajo pero Kasdan le da el tono exacto en el que se permiten muchas licencias sin que la historia resulte alienígena.

Un placer volverme a encontrar con ella.

Calificación: 8  

Alfonso Sánchez

Orientó los primeros pasos de José Luis Garci cuando apenas era mayor de edad y estaba intentando dejar el derecho y el banco para dedicarse a lo que más le gustaba: hacer cine. En 1980, poco antes de ganar el Oscar por Volver a empezar, le dedicó este breve reportaje. Un agradecimiento lleno de entusiasmo y admiración, muy cercano y entrañable, a este crítico de cine que marcó una época del periodismo.

 

Ilumina tu país. No es sólo un recuerdo

Qué orgullo de anuncio. No lo recordaba. Nike tiene muy buenos anuncios, pero este siempre será mi favorito. Un 10.

"Laura", la chica de Otto

Otto Preminger nació en 1905 en Bukovina (entonces Austria-Hungría) y falleció a los 80 años en Nueva York. Junto a Murnau, Lang, Lubistch, Wilder o Hitchcock fue uno de los europeos que revolucionó el cine norteamericano. La filmografía de este insoportable y genial austriaco es tan espectacular que ni siquiera una obra maestra como Laura puede considerarse con claridad su mejor película. Después vendrían otros títulos tan importantes como Cara de ángel, Buenos días tristeza, Tempestad sobre Washington o Anatomía de un asesinato.

Pero Laura siempre fue la chica de Otto. Su primera gran película y también su preferida. Tiene mucho que ver una actriz como Gene Tierney, aunque siempre me quedaré con el personaje de Waldo Lydecker interpretado por Clifton Webb. Su presentación en la película es de esas que no se te olvida. Una mezcla de sofisticación y decadencia de una sugerencia que sólo se entiende en el cine negro de los años 40. Y Laura es una película de 1944.

Calificación: 9




3 padres y una buena comedia española

Esta historia de padres que no quieren que sus hijas se casen con el chico equivocado es bastante conocida y sigue la línea en la línea de 8 apellidos vascos o la francesa Dios mío, pero que te hemos hecho. José Coronado, Antonio Álamo y Javier Cámara hacen el ganso todo lo que pueden con el apoyo de secundarios estupendos como María Pujalte, Pilar Castro y Miki Esparbé. 

Carlos Theron (Fuga de cerebros 2) es un director del que no esperaba una comedia tan graciosa y fuera de lo común como Es por tu bien. Aunque todo es muy extremo y caricaturesco, el ritmo, la interpretación y los diálogos de esta comedia están por encima de la media. El tono es elegante y amable sin abusar del "coleguismo" padres e hijas. Los perfiles tienen su encanto y el metraje está bien ajustado con excepción de alguna canción de más y un par de escenas insulsas.

Calificación: 6



Sorpresa australiana

Fue una de las imprevistas novedades en la temporada de premios de principios de año al ser seleccionada en los Oscar (6 candidaturas, entre ellas mejor película y actor secundario), los Globos de Oro (4), Critics Choice Award (6) y Satellite Awards (5). Costó 12 millones e hizo 140 en todo el mundo.



He tardado tanto en ver esta película porque me sonaba a otra más de indios que sufren y se reconstruyen gracias a personas buenas. El trailer era atractivo pero tener al protagonista de Slumdog Millionaire (Dev Patel) como principal gancho me hacía presagiar otra innecesaria vuelta de tuerca a la obra maestra de Danny Boyle.

Realmente la película no es lo que parece, ya que el protagonista es un niño de esos que parece que lleva trabajando en esto desde hace décadas. Sunny Pawar es pura bondad en la pantalla, un derroche de naturalidad y encanto que conmueve de verdad. Luego viene la segunda parte de la película en la que las 3 caras conocidas están muy bien gracias a un guión denso y sintético, con muchas miradas y gestos y pocas palabras. El escritor del libreto es Luke Davies, que ya tuvo cierto eco gracias a Life (no la horrible película de Ciencia-Ficción, sino el biopic sobre James Dean que protagonizó Robert Pattison).

Lion es una película que llega lentamente al espectador con una gran historia real. Esta opera prima del australiano Garth Davis (conocido por su trabajo en la serie Top of the Lake), no ha llegado hasta tan lejos simplemente por el patrocinio de los Weinstein. Tiene estilo visual y personalidad narrativa, un reparto espléndido de primerizos y valores seguros y una música diferente que envuelve toda la película.

Me encanta el final de la película con la canción de Sia, Never Give Up. Otro acierto más.

Calificación: 7,5



No perdáis detalle mientras viva

Mirarlo detenidamente porque cuando acabe se rompe el molde. La ventaja es que no se acaba nunca. Gran campaña de Nike del regreso más feliz del ser humano que me ha hecho disfrutar más del deporte en toda mi vida.



Tantas ganas de "Strangers 2"

Regresarán en pleno Halloween, el próximo 31 de octubre, y hay muchas ganas de volver a ver a estos herederos de las fantasías ideadas por Spielberg en los 80. Strangers Things fue una de las mejores noticias de la televisión en 2016, y esperamos que su continuación esté a la altura en 2017. Por ahora no sabemos mucho del argumento, aunque el homenaje a Cazafantasmas, (el bueno, el de los 80), nos ha arrancado la primera sonrisa de complicidad.





La decadencia como marca de la casa

Telecinco acierta muchas veces con la audiencia, no se puede negar. Su último éxito es Perdóname, Señor: una serie policíaca protagonizada por Paz Vega, Antonio de la Torre y Jesús Castro entre otros. El argumento gira en torno a una monja que regresa en plena crisis vocacional a su Barbate natal, un pueblecito costero de Cádiz inmerso en el narcotráfico. Como suele ser habitual, la monja no reza ni está enamorada de Dios, sino de Bruno, un chico del pueblo que la dejó embarazada hace 20 años y cuyo hijo dio en adopción antes de ir al convento.

Juntando el argumento y el reparto es fácil acordarse de otras serie española como Niños robados (lo mejor que ha hecho Mediaset en ficción con diferencia), o  películas como La isla mínima o El Niño. Pero Perdóname Señor está más en la línea de El Príncipe o Sin tetas no hay paraíso. El creador es Frank Ariza, que ya sabe lo que es recibir críticas demoledoras gracias a Dreamland y Yo quisiera, dos fracasos incontestables también de audiencia.



El problema fundamental de esta serie es un guión lamentable, lleno de inconsistencias argumentales y personajes artificiales. Una monja yéndose al convento a finales del siglo XX porque se queda embarazada, que vuelve a su pueblo y se va a la playa dónde sólo se le ocurre cargar con un fardo de droga ella misma para salvar a su hermano. Y todo delante de la policía. No hay por dónde cogerlo. Peor aún son los diálogos que parecen sacados de un sketch de Los Morancos, lleno de andalucismos de maruja que suenan a simple postureo. Da pena ver en ese rol a Estefanía de los Santos (fantástica en Grupo 7), o Jesús Castro y Antonio de la Torre, dos actores que lo bordan en casi todo lo que hacen  (Tarde para la Ira, Que Dios nos perdone, El Niño, La isla mínima).

Con Paz Vega ya he perdido la esperanza hace mucho tiempo. Es una gran actriz que tiene un único error: la selección de sus trabajos. Desde que empezó en Menudo es mi padre y Compañeros a finales de los 90, ha hecho mucho cine y televisión con un mismo perfil de chica con mucho cuerpo y poca cabeza. Y así le ha ido, a pesar de que en películas como Spanglish demostró que tiene mayor versatilidad para hacer algo más que comedias y dramas de humor y sensibilidad gruesa.

La audiencia de Perdóname Señor ha sido lo mejor de la serie. Cerca de 3 millones de media en sus 3 primeros capítulos. ¿Y que más dará el resto dirán los de la cadena de Sálvame, Gran HermanoSupervivientes o La que se avecina?

Calificación: 4



La indefinición mata a "Outcast"

Sin volverme loco la primera temporada, al menos mantuvo el interés. Había algunos personajes que te importaban, escenas bien llevadas... La 2ª temporada, al menos en sus 3 primeros capítulos, no apunta bien. Outcast ha dejado de inquietarme hace bastante tiempo porque tampoco sé muy bien que debería darme miedo. El espíritu o demonio que protagoniza la trama está muy poco desarrollado, es un mal tan genérico y anónimo, como su secta de seguidores, cada vez más autómatas.

El desarrollo de conflictos familiares que apuntaba buenas maneras en la primera temporada, aquí se queda en nada. Son personajes vagan de un sitio para otro sin saber muy bien qué hacer y la historia cada vez te importa menos. La sensación de que Kirkman no tiene más que contar es muy evidente cuando aún no nos ha contado casi nada.

El género de terror todavía tiene que crecer mucho en las series como para poder competir con el cine, que vive un momento de esplendor indudable.

Calificación: 6

¿Qué ha quedado de este Michael Mann?

Pensaba que era más joven, pero ya tiene 74 años. Aún así lleva 13 años desde hacer una gran película: Collateral (2004). Y antes Heat, El último mohicano y El dilema. Era el director de cine policíaco y de acción más importante de Hollywood, pero destacó demasiado tarde y desapareció demasiado pronto.

Escenas como el final de Heat son uno de los grandes momentos que nos ha dado el cine en los últimos años. Nunca hemos vuelto a ver así a Pacino y De Niro. Y duda que los volvamos a ver. La música de Elliot Goldenthal y la fotografía del italiano Dante Spinotti (L.A. Confidential) es un caso aparte.

Comments System

Disqus Shortname